Castillos hinchables y colchonetas

Normas de uso de los castillos hinchables

  • Los castillos hinchables son unas atracciones muy seguras, pensadas para que los niños se diviertan sin riesgo. Sin embargo, para garantizar y reforzar la seguridad de los pequeños, se deben contemplar algunas sencillas medidas preventivas durante su utilización. Por ejemplo, aunque no es obligatoria la presencia de un monitor, sí es aconsejable que un adulto esté supervisando la atracción y pendiente de si algún niño necesita algo.
  • En las atracciones que disponen de tobogán, debe tenerse en cuenta que las protecciones laterales de este elemento están pensadas para que los niños se deslicen sentados, de arriba hacia abajo, y no para que asciendan de pie. Es importante que los niños que utilicen simultáneamente la atracción sean de edades, estaturas y pesos similares, para evitar que los mayores puedan lastimar de forma involuntaria a los más pequeños.
  • El acceso de los castillos hinchables debe realizarse sin gafas y sin zapatos, y estará limitado exclusivamente a los niños y niñas de las edades indicadas en la atracción, hasta alcanzar a su capacidad o peso máximo permitido. Por lo tanto los adultos no deben acceder al hinchable porque podrían lesionar a los pequeños o dañar la instalación. 
  • Tampoco se debe acceder a los castillos hinchables con comida, bebida ni chucherías de ningún tipo. De la misma manera, las atracciones que no son acuáticas deben mantenerse secas, y no se pueden mojar con mangueras ni meterlas en el agua. Hay que entender que la fabricación de los castillos hinchables acuáticos está realizada de manera diferente y no necesitan un motor en marcha permanentemente porque no llevan costuras cosidas, sino que van sellados térmicamente. 
  • Los castillos hinchables en alquiler cumplen con todas las normativas europeas e internacionales de seguridad, pero como cualquier otro instrumento deben utilizarse conforme a sus características para asegurar su correcto funcionamiento y, en este caso, la diversión segura de los niños. 

Normas de uso y certificaciones


Nuestros castillos, como todo juguete seguro que se precie, están sometidos a unas normas de uso de castillos hinchables y colchonetas, las cuales el usuario debe conocer antes de hacer uso del hinchable. Por tanto, recomendamos la atenta lectura de este apartado, pues si bien nuestros castillos cuentan con todas las medidas de seguridad requeridas, puede que una mala aplicación de las normas de uso los convierta en inseguros. Por todo ello, el uso debe ser responsable y moderador. Así:


  • La presencia de un monitor no es obligatoria, aunque sí recomendada. En caso de no contar con monitor, la supervisión de un adulto durante el juego resulta muy aconsejable.

 

  • Aquellos hinchables que cuenten con tobogán, presentan unas normas de uso de castillos hinchables y colchonetas especiales. Dicho tobogán está fabricado y diseñado para que los niños bajen, sentados de frente y deslizándose por él. Por tanto, no será seguro: que se suba el tobogán en vez de bajar por él (pues las protecciones laterales están homologadas para la altura de un niño sentado, no para un niño que sube de pie), que se salte de la parte más alta a la más baja o que se remueva la lona deslizante manipulando sus velcros.

 

  • Como contemplan las normas de uso de castillos hinchables y colchonetas, jamás se debe sobrepasar el número de niños para los que está diseñado el castillo o el peso máximo que puede soportar. Por tanto, el acceso de los mayores al castillo o colchoneta, excepto causa de fuerza mayor, no se permite, así como la entrada de niños que no cuenten con los requisitos de altura mínima, peso o tamaño.

 

  • Se debe procurar que los niños más pequeños y los más grandes no jueguen a la vez en el hinchable, a fin de evitar que los que pesan más, son más altos y tienen más fuerza aplasten a los más pequeños durante los saltos o el período de juego. Por tanto, es recomendable que al mismo tiempo sólo accedan al castillo o colchoneta niños de tamaños y edades similares. 

 

  • Para garantizar la higiene y el respeto a las normas de uso de catillos hinchables y colchonetas, al hinchable no se debe acceder con zapatos, y mucho menos con tacones.

 

  • Se recomienda no entrar al castillo con gafas.

 

  • Al castillo hinchable no se accede con gafas o cualquier otro aparato.

 

  • Queda prohibido acceder al castillo o colchoneta con comida, bebida o chucherías. Se garantizará así la higiene antes citada y se evitará molestar al resto de usuarios.


Como vemos, estas normas de uso de castillos hinchables y colchonetas ayudan, también, a la seguridad de los más pequeños, por lo que no son meras prohibiciones o caprichos del fabricante o empresa.


Tanto el castillo hinchable como los materiales utilizados para su fabricación cuentan con todas las homologaciones requeridas en Europa: la lona utilizada es ignífuga y antiestática, todos los colores utilizados son atóxicos, el motor (soplador de aire) no tiene emisiones, está homologado para montarse tanto en exteriores como en interiores (con o sin aireación) y su nivel de ruido está homologado para trabajar con niños. Tiene que estar constantemente conectado a la corriente eléctrica de casa (220V).

 

Los juegos hinchables son certificados para ser seguros siempre y cuando se cumplen medidas de seguridad básicas y se realiza un uso responsable y moderado del juego.

 

Su colaboración resulta fundamental en asegurar lo siguiente:

 

  • Aunque la presencia de un monitor no es obligatoria, la supervisión de un adulto es aconsejada.

 

  • El tobogán está pensado para bajar, sentados de frente y deslizándose por él: no es seguro si se salta de la parte más alta hasta la parte más baja, si en vez de bajarse se utiliza para subirse (las protecciones laterales del tobogán están homologadas para la altura de un niño que baja sentado, no para un niño que sube de pie), si se remueve la lona deslizante a través de sus velcros.

 

  • Al juego hinchable acceden niños de peso, altura y tamaño que el hinchable admite, y en número adecuado (nunca se tiene que sobrepasar el peso máximo permitido o el nº máximo de niños contemporáneamente).

 

  • Procurar que sólo los niños de un tamaño similar (altura y peso) utilicen el castillo hinchable al mismo tiempo. Esto es para evitar que los niños más grandes al saltar con niños más pequeños den lugar a accidentes involuntarios debido a la diferencia de fuerza, peso y altura. 

 

  • Al castillo hinchable no acceden adultos.

 

  • Al castillo hinchables no se accede con zapatos (sobre todo no se accede con tacones) para asegurar un uso higiénico del hinchable.

 

  • Al castillo hinchable no se accede con gafas o cualquier otro aparato.

 

  • Al castillo hinchables no se accede con comida, bebida ni chucherías. Los demás ocupantes del juego hinchable se lo agradecerán.


Los hinchables no son acuáticos: es peligroso meterlos en agua (piscina, mar, etc.) o mojarlos con mangueras, etc. Los hinchables acuáticos son específicos, no tienen costuras sino termo-soldaduras y se quedan inflados desconectando el motor.


Los castillos hinchables y las colchonetas hinchables son 2 cosas diferentes: los castillos hinchables (nuestro producto) están cosidos y tienen un motor (soplador de aire) constantemente en marcha soplando aire, las colchonetas hinchables (las de playa) no van cosidas, van termoselladas ya que no tienen costuras y una vez infladas se quedan con el aire, por lo tanto se puede desconectar el motor y permiten ser mojadas con agua o utilizadas en la playa, cerca de piscinas inflables, etc.


El nº de niños que puede albergar cada castillo hinchable es función del tamaño (edad, altura y peso) de los mismos. El nº de niños indicado en la ficha de producto es indicativo, ya que 6-8 niños de 3 años es muy diferente a 6-8 niños de 10 años. La medida más fiable para ver cuántos niños pueden entrar a la misma vez, es el peso máximo soportado.


Rogamos entiendan que cuántos más niños ocupen el hinchable a la misma vez, más probabilidad de que se hagan daño uno con otro. Por esto, “quiero un castillo pequeño” es incompatible con “tengo 10 o 15 niños”. 

Todos los hinchables cumplen rigurosamente todas las normas de calidad y requisítos de fabricación de acuerdo a las normas EUROPEAS de fabricación de equipamientos para Ocio Infantil.


Los materiales de los hinchables cumplen todos los estándares de la ASTM F963, EN71, EN14960, certificado resistencia al fuego, no propaga llama, no tóxico. Los sopladores cumplen estrictamente con el certificado UL507, compatible con RoHS, CE, EMC, norma GS.


1. EN71, La norma europea EN-71 específica de seguridad, para los juguetes en Europa.


2. GS, Certificación para turbinas que garantiza, libre de sustancias nocivas, resistentes a roturas y eléctricamente seguras.


3. CE, El producto cumple con los requisitos legales y técnicos en materia de seguridad de los Estados miembros de la Unión Europea.


4. ISO 9001, conjunto de normas de calidad establecidas por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO).


Los castillos hinchables son el complemento ideal para sus fiestas y aseguran horas de diversión a bajo coste, entreteniendo a sus niños y haciendo de su fiesta un día inolvidable. 


Normas de uso castillos acuáticos


Debe quedar claro que las normas de uso de castillos hinchables y colchonetas acuáticos no son las mismas que para hinchables no acuáticos. Así, se debe tener en cuenta que los primeros están adaptados para el agua, pues no tienen costuras sino termo-soldaduras específicas para su uso acuático y permanecen hinchados aunque se desconecte el motor. Sin embargo, el uso acuático (mar, piscina, mangueras) de castillos hinchables y colchonetas no preparados para ello resulta peligroso, especialmente en lo tocante a que pueda mojarse el motor o verse dañadas las costuras.


Teniendo en cuenta todo lo expuesto, se recomienda hacer un uso responsable de estos juguetes y seguir al pie de la letra las normas de uso de castillos hinchables y colchonetas.